sábado, 14 de septiembre 2013

Alcanzado el mediodía por las calles de nuestra localidad resonaba el tradicional sonido de las dulzainas castellanas convocando a los Hermanos-Cofrades, las campanas de la iglesia repicaban anunciando a los vecinos la Solemne Misa que oficiaba el Excmo. y Rvdo. Mons. Esteban Escudero Torres obispo de Palencia en el día que celebrábamos nuestra Fiesta de San Cristóbal. Con gran alegría y devoción acompañamos la imagen de nuestro Patrón y titular, como hacían nuestros mayores y, como quizá, se hizo también a lo largo de otros tiempos mucho más pasados, sobre unas andillas de madera y transportado a hombros por la calzada de ascenso a la iglesia que, sobre la loma,  domina nuestra localidad.

Con la liturgia religiosa oficiada por el Sr. Obispo y el Cura-Párroco los asistentes celebramos la fe cristiana en el incomparable marco de nuestra iglesia que lucía engalanada de flores para la ocasión, sumándose los ecos de las voces de la Coral de Villoldo reverberando sobre los muros de piedra y las lágrimas de cera de los portavelas de los Hermanos-Cofrades que con sus llamas añadían su particular mística a la del baptisterio y las tallas policromadas de nuestro patrón.

Al finalizar, tras la adoración de la reliquia, compartimos la singular vista panorámica desde la Torre-Mirador que alcanzaba a la montaña palentina, saludamos a nuestros familiares y amigos, y bajamos con las autoridades provinciales y municipales invitadas que nos acompañaron a la exposición temporal de fotografías de nuestra localidad y sus gentes en el Salón de Plenos de la Casa Consistorial que nos traslada un emotivo recuerdo de varias generaciones de vecinos.

Por la tarde dibujamos sonrisas con las actividades infantiles programadas, primero, con la bicicletada y nuestros campeones Iker, Miguel, Andrés, Antonio, Cristóbal, Pablo, Victor, Alex, Caludia, Lucía, Victor Palacios y, más tarde, con los “arranques del Duende Eléctrico”.

Al anochecer la verbena con nuestros amigos de “Musical Seducción” que nos animaron a todos con sus ritmos hasta alcanzar la hora de premiar la originalidad en el desfile de disfraces y continuar la tradición de los Fuegos Artificales.